Estratégias para destacar

Estratégias para destacar

martes, 10 de mayo de 2016

El poder de la antropomofología en la comunicación no verbal: parte 2

Barack Obama, comunicación no verbal, Peña Nieto, presidentes
La  diferencia de altura hace que uno vea a otro más abajo
es un elemento antropomorfológico que incide en la comunica-
ción no verbal, comunica:autoridad y sometimiento inconsciente
En artículos anteriores, hemos hablado acerca del poder oculto en la gestión de la antropomofología para el análisis de la comunicación no verbal, hoy desarrollaremos aspectos de la forma del cuerpo que fungen como un estímulo y crean una percepción previa en el cerebro.
Como lo estudiamos en el artículo Lo que hay detrás del Atractivo-Sensualidad, desde el punto de vista de la psicología evolutiva, el cerebro analiza la forma, proporciones e incluso las medidas del cuerpo, con el fin de tomar decisiones de manera rápida.

Recordemos entonces, que el encéfalo captura información del entorno (estímulo), la cual proviene de algún canal (visual, auditivo, tacto-olfato), y la procesa en milésimas de segundo.

Como los factores antropomorfológicos son un estímulo percibido por el canal visual, es necesario hablar del procesamiento realizados por el lóbulo occipital (parte encargada de integrar la información proveniente de los ojos), la corteza visual primaria, es aquella que se encarga de decodificar las las formas, líneas, colores y la corteza visual de asociación se encarga de integrar la información proveniente de la corteza visual primaria y le otorga un significado.
El lóbulo occipital envía la información
al hipocampo y la corteza prefrontal
(para decidir sobre el cuerpo de alguien)

No obstante, para que el cerebro analice integralmente estímulos proveniente de los ojos y sobre este tome una decisión, es necesario reclutar neuronas de otros lóbulos corticales, es por esto que en el caso de la seducción o el atractivo sexual del cuerpo (las líneas, formas, proporciones percibidas,) en aproximadamente tres segundos dice: "me gusta o no me gusta".

Asimismo, el cerebro es capaz de decodificar otras formas del cuerpo y otorgarle un significado, con base en  información evolutiva del cerebro límbico y la experiencia social, entonces, encontramos que ciertos cuerpos logran ser interpretados como:  intimidantes, fuertes, débiles, sometibles, atractivas, entre otros.




La antropomorfología: su incidencia en la primera impresión 


Espalda ancha, tipo V, percibido como protector
Los hombres con espaldas anchas son
percibidos como protectores de manera
inmediata (primera impresion)
Es imprescindible, referirnos a la psicología evolutiva, es decir, el estudio de los rezagos del desarrollo cerebral desde los seres humanos primitivos. Como lo vimos en el artículo sobre seducción y antropomofología, que la forma del cuerpo transmite un mensaje decodificado por el cerebro por ejemplo: en el caso de los hombres con espalda ancha, veíamos que esta característica los hacía ser percibidos como protectores, Pues bien,  para Sáenz (2006), en su libro resquicios de la prehistoria en el desarrollo cerebral, las circunstancias de los primeros humanos implicaban la toma de decisiones de manera rápida, sopena, de perder la vida, razón por la cual neuronas y circuitos cerebrales tuvieron que reorganizarse para asegurar una respuesta que atendiera a las circunstancias de inmediatez, estos mecanismos se traducen en lo que actualmente conocemos como "primera impresión".

En sucesión, ciertos circuitos del encéfalo han evolucionado con el fin de prevenir, alertar,  realizar
filiación escoger miembros de la manada e incluso escoger pareja, nada distinto a lo que pasó en la actualidad.

La forma del cuerpo y el ataque


A la hora de escoger posible adversario, por codificación del desarrollo cerebral primitivo, evalúa tres aspectos principales: 
1. El tamaño de la espalda (Ancha -angosta)
2. Proporción de la espalda versus cadera
3.. Tamaño de hombro y bíceps.

La altura es una característica evaluada por el cerebro
pues, indica sometimiento, ante una futura pelea
(también evalua el tamaño de espalda-hombros-biceps)
Por regla general, humanos en cuestión de segundos evaluaremos el la altura y el  tamaño de la espalda, hombros y bíceps para generar una respuesta de ataque o huida, encontraremos a su vez, que si estas estructuras lucen anchas (sea hombre o mujer), implica probablemente un alto nivel de masa muscular o densidad osea, por lo tanto, se dispararán los sistemas de alerta.

Es de esta forma como, en primera forma escogemos quien pudiese ser un adversario con el cual espacio tendríamos una pelea sin que implique una muerte inminente.

Además, es necesario tener en cuenta que no sólo evaluamos la forma del cuerpo de los demás a la hora de pelear sino que evaluamos nuestro propio cuerpo, con el fin de atacar si las probabilidades de vencer son buenas o de huir si las probabilidades de salir vencido son altas.

Forma del cuerpo ¿Atacar o huir?


Entonces, la próxima vez que presencies una pelea o una  posible discusión, tendrás en cuenta que:

a. Los seres humanos evaluamos el cuerpo de nuestro adversario. 
b. Si la proporción de su espalda con relación a la nuestra es del doble existe una alta probabilidad de que la respuesta sea huida.
c. Si la proporción de su espalda con relación a la nuestra es de la mitad existe una alta probabilidad que la respuesta de nosotros sea ataque..
d. Si la proporción de su espalda con relación a la nuestra es menos de la mitad nuestra respuesta también será de ataque.

Es necesario aclarar que a la hora del ataque, existen otros factores que influyen : la segregación o niveles altos de testosterona, harán que ataquemos de manera instintiva desconociendo las proporciones del cuerpo de nuestro adversario.

La antropomorfología y su importancia en el ámbito profesional


Recordemos, que la forma del cuerpo es un conjunto de estímulos transmitidos a través del canal visual, importantes en la percepción primaria de la persona y que afectan las respuestas del cerebro de nuestras audiencias.

Asimismo, es necesario que sepamos que no existe un ideal del cuerpo como tampoco un cuerpo mejor que otro, puesto que, cada forma satisface la necesidad de una audiencia y afortunadamente podemos hacer uso de otros estímulos para potencializar otras características.

En la actualidad, gran parte de nuestra vida es de dominio público y transmitido por algún canal visual (televisión, redes sociales, fotografías, etcétera.), No obstante cualquier situación donde estemos en escrutinio de una audiencia plural, es necesario tener en cuenta que en temas de percepción primaria, nuestro cuerpo que envía un mensaje a la colectividad.

Veamos el siguiente caso:
El caso de Peña Nieto y Obama es prueba
la altura  de Obama  y la necesidad
de acoger, (usar gestos de sometimiento)

En un contexto político, jurídico, confrontativo o de liderazgo, en donde dos personas estén luchando por evidenciar poder y dominio, si los candidatos fuesen hombres, uno de ellos fuese más alto que el otro, tuviesen la espalda más ancha y el otro por el contrario fuese más bajo e incluso muy delicado, la percepción primaria, indicaría que el primer hombre sería más percibido como protector y por lo tanto como alguien más fuerte, mientras que el otro, pudiese verse débil.

*(La altura inconscientemente despierta la necesidad de realizar gestos de acogimiento a nivel del hombro, por ello, como consultor, formamos conciencia en los candidatos: Si tu adversario es de mayor estatura evita los gestos de sometimiento que disminuyen el poder psicológico que tienes sobre tu espacio)

Afortunadamente, la percepción cerebral es mucho más compleja, buscando coherencia en cada uno de los estímulos emanados por una persona, así pues si la persona número dos del ejemplo anterior, se percatase de lo que comunica su cuerpo puede sopesar lo a través de una semiótica que comunique autoridad, esto es, utilizar colores que comuniquen autoridad-dominio, utilizar para lenguaje(tono fluidez y volumen) que comunique seguridad, utilizar un lenguaje corporal
autoridad y si además puede gestionar técnicas proxémicas para evidenciar dominio del espacio, logrará construir una percepción colectiva de una persona de liderazgo e incluso ganar la pugna por el poder.

- Otro ejemplo común, sería entre dos personas candidatas a ocupar la vacante del instructor de gimnasio, podemos esperar, que este puesto sea ocupado por una persona cuyo cuerpo evidencie inspire el cuidado físico, por ello personas con un nivel deficiente de masa muscular, tendrán una circunstancia difícil para lograr el éxito y conseguir ocupar ese puesto.

Recalco, que es indispensable analizar la forma del cuerpo más allá de prejuicios, estereotipos u otras circunstancias subjetivas-peyorativas, más bien, es necesario analizar las necesidades de la audiencia, como lo hemos visto alrededor de estos artículos, estudiar estratégicamente qué mensajes requiere nuestra audiencia y de esta manera potencializar fortalezas o mejorar las debilidades.

Es necesario entender, que la forma de nuestro cuerpo es un estímulo no verbal decodificado por el cerebro evaluado en tres segundos y si conocemos las fortalezas podremos potencializarla junto con otros elementos de la comunicación, sin embargo, si conocemos las debilidades, lograremos gestionar estímulos que nos ayuden a suplir efectivamente las necesidades de audiencia apoyados en (semiótica, psicología del color, lenguaje corporal, paralenguaje e incluso el uso estratégico de las palabras).

En próximos artículos, aprenderemos a gestionar las anteriores estrategias con el fin de mejorar la percepción de coherencia en el cerebro de nuestras audiencias.

No olvides seguirnos en Twitter @Consultorespsi, suscríbete gratuitamente y te mantendrá sactualizado sobre las nuevas tendencias para el análisis de la comunicación no verbal.

Entradas populares